2017 Mayo - Andromeda Trail



Y de nuevo enfrascado en una gran carrera en este segundo año de locura, con sus alicientes que la hacen diferente a otras anteriores, pero que me ha tenido un par de semanas algo nervioso en su preparación, haciendo que me enfrente a uno de mis retos mayores hasta la fecha, muy parecido a la reciente Tres Valles en distancia (4 kms más simplemente), pero algo menos de desnivel que entonces (unos 200 metros menos), esto me hacía presagiar una carrera parecida, pero la realidad marca, al final, una vez en meta y relajado en casa, es cuando una se da cuenta que no hay dos carreras iguales, todas son diferentes, y todas alucinantes...



Esta carrera la tenía marcada, era la primera vez que acabaría de noche estando obligado a utilizar frontal (de estreno gracias a Eva, una maravilla de luz), salir por la tarde cuando hasta ahora siempre había salido por la mañana, una zona, de nuevo, que no conocía de nada, en fin, que la tenía ganas.

El perfil era muy interesante:



Parecía a simple vista que se trataba de un camino de rosas hasta la subida, y luego bajada a meta, pero hay que coger el perfil, ampliarlo y estudiarlo muy bien, porque aunque en líneas generales era como indico, la lectura zona a zona haría ver que tenía detalles muy concretos a tener en cuenta.

Hasta el kilómetro 13 se trababa de coger ritmo, pero siempre buscando metros hacia arriba en un duro rompe piernas continuo, estando fresco dejas más que lo que debiera en ese terreno que luego siempre se echa de menos, pero llegar hasta ese kilómetro 13 ya te ha supuesto +500 de desnivel y llegas justo a la peor parte en cuanto a subida, el cortafuegos que proporciona acceso a Cuerda Centenera, que igualmente, en un sube baja continuo te lleva hasta la cima de la carrera para volver por el mismo sitio, y una vez bajado el cortafuegos tirar hacia meta con un par de subidas al final de esas que dices, xD, que hace aquí esto, llegas desfondado y sin fuerzas como para subir un par de zonas que, aunque no son fuertes, si que se hacen interminables por el cansancio acumulado.

Aquí os dejo la realidad, este es el perfil después de la carrera que me guardó el Garmin:



Esos dientes que se pueden apreciar en todo el recorrido es lo que realmente hacen dura la carrera, y así puedo atestiguarlo...donde esas subidas al final acaban por reventarte...y de noche...

Personalmente pienso que llegaba bien preparado, desde Tres Valles he seguido entrenando, quizás sumando algunos metros más en altura siempre que he podido, pero también incrementando kilómetros en las piernas, y esto hizo que, a una semana de ponerme en la línea de salida, después de un entrenamiento con una carrerita al trote, acabara tan cansado que me hizo tomar una decisión drástica, tenía que descansar sino quería llegar agotado a la carrera, por lo que estuve descansando toda la semana, desde el lunes al sábado no hice nada más que descansar (y bueno, trabajar), pero ni carrera, ni GYM, ni nada de nada, esta realmente cansado, y ya sabemos, cuando uno descansa siempre tiene ese soniquete en la cabeza de estar haciéndolo mal...

Y bueno, llegó la carrera, por lo que hay que preparar el material, la mochila iba a ir bien llena de comida y bebida, más todo lo que hay que llevar de forma general, sumando en este caso el frontal principal y el de emergencia, que nunca se sabe...


Estrenaba varias cosas (previamente probadas en entrenamiento) en carrera, además del frontal ya comentado, un pantalón nuevo sin compresión y los manguitos, ambas cosas con un resultado estupendo, el pantalón pienso que es la mejor decisión para carreras de verano (aunque en esta carrera ya veréis que de verano poco), y los manguitos muchísimo más útiles de lo que yo pensaba, te quita mucho frío de los brazos que antes obligaba a poner el cortavientos y luego quitártelo, y así sucesivamente, con los manguitos es más cómodo y sencillo, todavía tendría que pensar si me los pondría o no en función de las condiciones finales de la carrera.

Desde la hora de comer ya estaba en Valdepeñas de la Sierra (Guadalajara), la foto de portada, esperando para coger el dorsal, pueblo pequeñito que acogió la carrera muy bien, prácticamente todo el mundo sabía de la misma. Y llegado el momento recogí el dorsal viendo la sorpresa de su personalización :):



Pues bien, en la salida de la carrera estaba bastante motivado, con ganas, bien de fuerzas (a priori), y especialmente pensando que me había venido fenomenal ese descanso extra, que siendo sinceros, llevo un comienzo de año hasta la fecha entrenando bastante duro.

Amenaza lluvia, y lo que son las cosas, con tiempo más que de sobra, pero sin chubasquero, solo tenía el cortavientos en la mochila, de temperatura bastante bien, por lo que decido salir en camiseta y con los manguitos, los que no me sobraron en ningún momento (después de los 39 KM me hicieron una pequeña rozadura en la parte interior del brazo -arriba del todo- por el propio braceo, pero nada serio, seguro que si hubieran sido muchos más kilómetros la cosa hubiera sido peor).


Algunas fotos con nuevos compañeros del club que no conocía y todo preparado para iniciar la carrera.

Y to p'alante, salida de carrera, tranquilito desde el comienzo a sabiendas de lo que está por llegar, cogiendo sensaciones, y la verdad, las sensaciones al comienzo eran muy buenas, voy cogiendo ritmo y afrontando subidas y bajadas continuas, siempre cogiendo metros, íbamos mezclados la carrera media y la larga hasta que nos desviaban a la subida de Centenera, ese kilómetro 13, pasando por Tortuero, donde la gente también animaba al paso de los corredores, algo siempre de agradecer, dándonos ya cuenta del gran balizamiento que tenía la carrera, al final pudimos constatar que fue increíble, sobre todo en la parte final para acabar por la noche, chapó por la organización.

Algunas fotos de la salida:




Poco a poco me iba sintiendo alegre en el ritmo, pasando constantemente a muchas gente que había salido antes con más ganas, tanto de la carrera larga como de la media, algo que me hizo pensar si iba muy deprisa, pero por los tiempos que tenía marcados previamente no era así, iba a mi ritmo...antes de llegar al pueblo de Tortuero nos sacaron algunas fotos:




Ya pasado Tortuero se podía mirar hacia la montaña y ver el cortafuegos que nos iba a toca subir en la jornada de hoy, como todo cortafuegos, asusta en la lejanía, y ya en la cercanía más :)

Llegado el kilómetro 13 nos desvían a los corredores de la carrera larga hacia la derecha para coger la senda que llega al cortafuegos y subir por la Cuerda Centenera. En ese momento, prácticamente me quedé solo, la carrera larga no tenía tantos corredores como la media, y ya íbamos algo separados unos de otros, aunque luego en el cortafuegos nos podríamos ver todos, en poca distancia de metros estábamos todos subiendo la misma cuesta...

La lluvia todavía nos respetaba algo, aunque algunas gotas habían caído, en nada estaríamos iniciando la subida de ese cortafuegos, poco más de un kilómetro para subir 300 metros, lo tenía bien estudiado, y no era el peor que había subido, ya en Robledillo y en Tres Valles fueron peores, y lo cogí con ganas, pero con la estrategia de siempre, empezar tranquilo para ir cogiendo ritmo y acabar pletórico, y la verdad, subí como una moto, en meta me lo recordarían algunos corredores a los que pasé (y donde algunos de ellos, sabiendo regular mejor, me volvieron a pasar en línea de meta), al final de la subida del cortafuegos, tras un trecho se encontraba uno de los avituallamientos que indicaba el comienzo de la subida a Cuerda Centenera, allí me encontraba a Fer, de mi club, que me había pasado al comienzo de carrera, a partir de ahí pude compartir unos kilómetros con él camino de la subida final, prácticamente llegamos casi juntos a la cima, aunque cada vez que venía un pequeño descenso me cogía unos metros, como bajaba :), sabía que en la parte final de la carrera le iba a perder de todas todas, porque tenía mucho ritmo de bajada comparado conmigo, y eso que creo que no bajo mal del todo...este es el cortafuegos visto desde el aire:


Esa gran línea recta es el cortafuegos, sin palabras...para verlo allí...quien los ha subido sabe lo que son...

Y para arriba, quedaban algo más de 5 kilómetros para llegar a coronar, la subida (con sus pequeñas bajadas también, las que luego volveríamos a subir mientras bajábamos, pues el camino de ida y vuelta era por el mismo sitio), estas pequeñas cuestas hacían que no pudieras tener un ritmo constante al bajar...

De vez en cuando miraba hacia atrás y se podía ver la presa del Atazar, un paisaje muy interesante, toda la Cuerda de Centenera va por el límite de Madrid y Castilla la Mancha, Somosierra a la izquierda y Guadalajara a la derecha, ir por el cordal con esas rocas afiladas como cuchillos repartidas por el camino hacía del lugar algo especial...

A un par de kilómetros de coronar empiezo a ver los corredores de bajada, los que iban primeros, me llené de ganas, porque no me pasaron muchos, la verdad, eso hacía presagiar que iba bastante bien, y que hasta la subida final iba bastante bien de ritmo, mi estrategia no estaba siendo mala, y el descanso semanal había venido fenomenal.

No tengo foto del cordal, pero he recogido de internet una que lo muestra perfectamente, y que tengo en la retina cuando estaba subiendo:



Centenera es un pico que nunca acaba, se ve el sube baja continuo, pero fue una maravilla disfrutarlo arriba, una pena de tanta nube, nos perdimos el atardecer y la luna llena, aquí el testimonio gráfico de haber tocado el mojón, donde estaba el control, algo obligado para dar la vuelta y no ser descalificado, y claro está, llegar hasta allí suponía pedir el favor a quien llevaba el control de que dejara su cuaderno y tirará alguna foto:





Y bueno, ya está hecha la parte más dura de la carrera si atendemos al desnivel, pero había que acabarla y quedaba casi la mitad, así ahora hacia abajo con algunas pendientes enmascaradas de forma continua que antes ya había pasado, hasta llegar al cortafuegos para destrozar las rodillas, los cuádriceps y cualquier otra cosa que me quedara viva en el cuerpo...y nuevamente me sigo dando cuenta, son mucho peores las bajadas que las subidas...

Dado ya la vuelta, ahora veo Somosierra a la derecha y una gran planicie a la izquierda, casi de frente y al fondo puedo ver incluso las torres de Madrid, la vista es impresionante, con el embalse del Atazar abajo, te sientes grande, y empiezas a bajar con ritmo en algunos momentos, que pasadón en algunos momentos, tienes que frenarte para evitar caídas, queda mucho...

Ya empiezo a notar los tobillos y las rodillas, no siento dolores extraños (como me pasó en Tres Valles), sino que es fruto del cansancio de la propia carrera, el ritmo es mucho más vivo, y evidentemente, los kilómetros empiezan a caer más deprisa, siempre que es posible y no es muy técnico el camino la inercia te hace aumentar la velocidad, en poco tiempo vuelvo a llegar al avituallamiento del final de Cuerda Centenera.

Aprovecho para montar el frontal en la cabeza en previsión de que la oscuridad me pillaría bajando hacia Alpedrete de la Sierra, y así fue, y apretó la lluvia, pero agradecida, sinceramente, correr bajo la lluvia ligera es una gozada, y ahora tocaba bajar el cortafuegos para machacar las rodillas, de hecho había algunos corredores bajándolo que se habían dado la vuelta antes de tiempo, luego me enteré que la organización llegó un momento que cortó la subida, por mal tiempo previsible y por control de tiempos, algo totalmente acertado en mi opinión.

Una vez terminado el cortafuegos había que poner el modo "llegar", quedaban unos 7 kilómetros, y pasando por una antigua casa derruida donde habían aprovecha para poner paneles de abejas se encontraba el desvío a Alpedrete de la Sierra, momento que aprovecho para encender el frontal, la bajada seguía con descenso continuo, pero estaba por llegar la subida por un pequeño valle que daba al pueblo, esa pequeña subida, de noche cerrada, acabo de reventarme, subí como pude, pero estaba ya bastante tocado, finalmente llegué al pueblo donde estaba el último avituallamiento antes de meta, quedaba solo 2,5 kilómetros entre un pueblo y el otro, pero casi todo el camino era subida, tocó andar y llegar, eso era lo importante.

Y llegué a Valdepeñas, buen ambiente esperando a corredores, escuchar tu nombre por los altavoces te pone los pelos de punta, me gustó mucho y me emocioné bastante, 5:28 de tiempo en carrera, objetivo con previsión conseguido, quería hacerlo en menos de 6 horas, muy contento y a reponer fuerzas, en pocos minutos me quedé helado de frio y apenas podía andar, tocaba darle importancia al cambio de ropa y abrigarse, que luego me resfrió :)



 
 

En definitiva, carrera para recordar, una nueva experiencia en mi agenda o diario, disfrutando a tope y mejorando en mi "intento de ser corredor de montaña" :)



Van 5 meses de este segundo año disfrutando de la montaña de una forma "adicional", corriendo, pero sin querer abandonar otros tipos de disfrute, todos valen y molan, desde la tranquilidad en mis sofá escribiendo estas palabras, debo decir que he cumplido dos retos bastantes exigentes para mi situación actual, Tres Valles con sus 35KM y +2250 y Andrómeda con sus 39KM y +1700 suponen, en mi progresión, el tope que había pensado para este año, de hecho, los finales de estas carreras atestiguan que se me hicieron algo largas, por lo que a partir de ahora toca bajar un poco el pistón y competir en carreras algo más cortas que también eran parte del objetivo este año, carreras entre 20KM y 40KM, pero no todas casi de 40KM :).

Next station --> Carrera Pico Zapatero en Sotalbo (Ávila), para quien le interese, una estupenda carrera de 21KM con +1200 que supuso un gran reto para mi el año pasado y que quiero repetir para desquitarme (o intentarlo) de esa mala experiencia que supuso por desconocimiento de muchas cosas, que afortunadamente, he aprendido en este recorrido. Haré como el año pasado, un entrenamiento previo con la organización de la carrera, más que para conocer el recorrido, el cual ya conozco de haberlo hecho dos veces, para servir precisamente de entreno después de recuperarme de Andrómeda,

Lo que venga después de Pico Zapatero está por ver, tengo muchas cosas en mente, pero hay que dedicarle tiempo para pensar, y bueno, antes y después de Pico Zapatero también tengo algunas otras carreritas con Eva acompañándola también en su pasión, que siempre me vienen bien como entreno.

Enjoy the mountains :)














Comentarios

Entradas populares de este blog

Marzo 2017 - Tres Valles La Alberca

2017 Junio - VI Carrera Pico Zapatero

Septiembre 2016 - V Carrera Solidaria Ávila

2017 Julio - Entreno Peñalara (con David López Castán)

2017 Mayo - Media Maratón de Santoña

2017 Julio - Entreno Desafio Cantabria

2017 Octubre - Maratón de Burgos (El primero)

Abril 2017 - Entreno El Cainejín

2016. Los inicios con Madrid Tactika Trail